Dejamos tus faros nuevos sin cambiarlos, ahorro brutal con un pulido de faros profesional

Las ciudades están plagadas de coches con los faros delanteros amarillos u opacos. Es la forma perfecta de diferenciar cuando un coche tiene ya algunos años dado que los nuevos aún no presentan este problema. La plaga de los faros empañados y amarillentos se extiende como si fuese una gripe o la peste en sus mejores tiempos. Sin embargo se trata de una enfermedad moderna que afecta a los coches y la razón que explica este ‘contagio’ masivo la encontramos en el material con el que están hechos los faros de los automóviles modernos. Hay que tener cuidado con esta degradación, porque es un riesgo para nuestra seguridad, el pulido de faros es la solución.

El quid de la cuestión reside ahí, en el plástico con el que están fabricada la protección de las luces. Esta pieza está hecha con un policarbonatos, es decir polímeros termoplásticos que proporcionan grandes ventajas al fabricante ya que es un material muy moldeable y menos pesado al tiempo que es muy fuerte y presenta mayor resistencia a los impactos que el vidrio convencional anteriormente utilizado. Además es difícil de rayar y proporciona mayor transparencia a la luz emitida por la fuente lumínica instalada. Eso sí, dejando de lado todas estas ventajas para el fabricante y para la seguridad del conductor, su mayor inconveniente no es otro que la alta degradación que padece. El sol y la “oxidación” frente a las inclemencias meteorológicas y la suciedad son sus mayores enemigos y esta degradación se plasma en el clásico color amarillento y o en la opacidad de la superficie.

Obviamente esta degradación no es simplemente una cuestión estética que empeora la imagen exterior de nuestro vehículo también tiene consecuencias directas sobre la seguridad de la conducción, y es que este desgaste acelerado impide una correcta difusión de las luces delanteras y por lo tanto la luz emitida no se centra como debiera en el firme de la carretera al tiempo que obviamente le resta visibilidad exterior al vehículo (es visto con más dificultad por el resto de conductores). Situación ésta última especialmente peligrosa en condiciones de visibilidad reducida (nieve, niebla, noche, tormenta, etc).

Dados los problemas de seguridad que conlleva esta situación debe subsanarse cuanto antes para evitar problemas mayores. La forma más segura y rentable es realizar un proceso de renovación y pulido de faros profesional, para garantizar el perfecto acabado y el mejor rendimiento de nuestros faros, y no tener que cambiarlos completamente por unos nuevos.

Renovación de faros 101Racing, tus faros nuevos sin cambiarlos.

En 101Racing somo auténticos profesionales en la renovación de tus faros, para que tengas la iluminación que te mereces.

Puedes verlo también en nuestra tienda online.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

WhatsApp chat