Aprende cuáles son los fallos del ABS más comunes y ahórrate mucho dinero en localizarlos.

Para conocer los fallos del ABS, primero debemos conocer de qué se trata en concreto. El ABS (anti-lock system o antibloqueo de frenos) es un equipamiento de seguridad obligatorio desde Julio del año 2004 en cualquier coche nuevo que se venda en Europa. Su fiabilidad es muy alta y muchas veces llegará al final de la vida del coche sin haber sufrido ningún fallo o  avería, pero por si tu ABS no anda muy fino, te vamos a dar unos cuantos consejos prácticos para que te ahorres mucho dinero y disgustos si comienza a fallar.

Si tu ABS tiene una avería, el coche te lo indicará con un testigo en el salpicadero, un pitido o un mensaje en el cuadro de mandos, es un sistema de seguridad muy importante como para que tu coche no te indique cuando hay problemas. Nada en nuestro coche está puesto por causalidad y los fallos del ABS son temas de vital importancia.
El sistema ABS estará fuera de servicio pero el coche seguirá frenando con la hidráulica tradicional. El mayor problema viene cuando el coche tiene repartidor de frenada electrónico y al averiarse el ABS también queda fuera de servicio dicho repartidor. En estos casos las ruedas traseras pueden bloquearse incluso en frenadas normales, por lo que deberemos extremar las precauciones y usar el coche lo mínimo imprescindible hasta poder reparar el sistema. Los fallos del ABS se tienen que tener en bastante consideración, nuestra seguridad y la de aquellos que nos rodea está en juego.

Causas de averías más comunes del sistema ABS

La mayoría de los coches modernos están provistos del check-control y simplemente con enchufar la máquina de diagnóstico en el taller, el sistema te dirá que componente del circuito del ABS está averiado. Pero, si queremos hacer nosotros una pequeña revisión antes de acudir al taller, estos son los elementos a comprobar:

  • El interruptor de las luces de freno está estropeado. Si el fallo en el ABS ocurre siempre al frenar muy suavemente o manteniendo el pié en el freno (por ejemplo al parar en un semáforo), es posible que el fallo sea simplemente del interruptor que se encuentra justo encima del pedal de freno. Es un repuesto barato (15-30 euros) y muy sencillo de sustituir
  • Aire en el circuito de frenos. A veces el ABS puede dar un mensaje de error si existe aire en el sistema, puesto que las burbujas de aire alteran el funcionamiento del circuito y el ABS puede interpretarlo como un fallo y desconectarse, te recomiendo llevarlo al taller para que un profesional realice un purgado
  • Daños en las tuberías rígidas o en los tubos flexibles del circuito de freno. Si un tubo o latiguillo se dobla, se abolla o se aplasta (por ejemplo por una el impacto directo de una piedra) se estrangula el paso de líquido de frenos y el ABS puede recibir datos extraños y considerarlo una avería. Te recomiendo como en el caso anterior acudir a un profesional.
  • Agarrotamiento de los pistones de las pinzas de freno. El óxido o la suciedad pueden hacer mella en las pinzas de freno, y por tanto los pistones pueden griparse o moverse con dificultad. Si el ABS lo detecta nos indicará una avería. Si no has cambiado el líquido de frenos nunca y tu coche ya tiene unos años sería bueno que realizaras el cambio del líquido de frenos y esta avería desaparecería, es un punto importante tener en cuenta, y puede ahorrarte mucho dinero.
  • Fugas por el sello de los pistones de pinzas de frenos. Al igual que en anterior caso del punto anterior, las fugas en el sistema pueden ser interpretadas como avería del ABS (por ejemplo por el descenso de presión del sistema cuando mantenemos el pié en el pedal de freno), es un punto importante a revisar por un profesional, podemos correr un grave peligro si hay mucha cantidad de perdida de líquido de frenado. Recurre a un taller.
  • Daño en los cables de los sensores de las rueda o en el propio sensor. Aunque están muy bien protegidos, los cables pueden cortarse por una piedra o impacto brusco contra la acera, también tienes que tener en cuenta que si el sensor de rueda está cubierto de suciedad o grasa es posible que el fallo en el sistema de ABS provenga de ahí. Cualquier taller de confianza podrá revisarte los cables y los sensores de rueda, en este caso con la máquina de diagnosis.
  • Daños en el anillo dentado de las ruedas. Es una avería bastante extraña, pero puede suceder que la grasa o el óxido hagan que el anillo ocasione fallos, es recomendable acudir a un taller para que realicen una inspección del mismo.

Causas de averías complejas de localizar

Si has llegado hasta este punto y no has encontrado nada, ya no te queda más remedio que acudir al taller y prepararte a soltar bastante dinero para que localicen la avería, puesto que probablemente provenga de alguno de estos elementos:
  • Centralita de ABS: Muchas veces no se vende como repuesto y es una sola pieza junto al grupo hidráulico, es bastante cara.
  • Centralita del motor: Puede ser que la avería esté situada en el “body computer” del coche.
  • Electroválvulas: Muchas veces no se repara y se vende el grupo hidráulico completo, lo cual supone un gran desembolso
  • Acumuladores de presión.
  • Motor eléctrico de presión.

Esperamos que tengas mucha suerte y localices los fallos del ABS de la forma más rápida y económica, pero recuerda siempre que el sistema de frenado debe ser una prioridad dentro de tu plan de reparación de tu coche, recuerda el famoso eslogan publicitario:

“La potencia sin control no es nada”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This